La malla volumétrica cumple 2 objetivos:

  • Controla la erosión superficial.
  • Su estructura tridimensional puede alojar un aporte externo bien de tierra vegetal o de substrato, sirviendo en ambos casos como soporte a la hidrosiembra.

Este último objetivo, es la principal ventaja con respecto a una red orgánica, ya que su estructura tridimensional que puede servir como soporte para el extendido de una pequeña capa de tierra vegetal.

La desventaja es que no aporte materia orgánica al terreno, por lo que sirve de soporte a la hidrosiembra pero no facilita de igual forma la germinación de la semilla.Al no ser materia orgánica su permanencia en el terreno es mucho más longeva en caso de la revegetación de la zona (su degradación expuesta al sol sin vegetación es mucho más acusada), y este factor puede convertirse en una ventaja o inconveniente en función de la zona y objetivo a restaurar.

Existe la eterna discusión sobre el empleo de este tipo de mallas “plásticas” ó las de origen orgánico (redes ó mantas), entendemos que cada tipo tiene sus ventajas e inconvenientes respecto a su competidor, la clave está es saber analizar cada caso concreto.

Esa carencia debía suplirse mediante la colmatación de la malla por hidrosiembra. Se aprecia el color marrón claro tras la hidrosiembra frente al negro de la malla recién colocada.

Miercoles 19 de Septiembre del 2018
©2018 MONTAÑA RESTAURACIÓN MEDIOAMBIENTAL S.L.