Cuando el saneo manual no es viable, pero se hace recomendable eliminar bloques de roca o cornisas potencialmente peligrosas, puede realizarse una demolición con martillos neumáticos, explosivos o mediante el uso de cementos expansivos que fraccionen la roca en bloques de un tamaño más manejable. El tamaño de la roca a demoler, su ubicación y la existencia de infraestructuras cercanas condicionarán la manera óptima de proceder en estos casos.

Viernes 27 de Abril del 2018
©2018 MONTAÑA RESTAURACIÓN MEDIOAMBIENTAL S.L.