El saneo de la superficie del talud no siempre es necesario, ya que la propia instalación de los distintos sistemas de protección frente a desprendimientos suele generar un cierto saneo de las piedras o bloques más inestables. Sin embargo, en muchas ocasiones es habitual, y a veces imprescindible, realizar un saneo manual previo -con ayuda de palancas- en aquellos taludes muy fracturados que pueden suponer un elevado factor de riesgo para los trabajadores.

Jueves 15 de Noviembre del 2018
©2018 MONTAÑA RESTAURACIÓN MEDIOAMBIENTAL S.L.